lunes, 31 de enero de 2022

Profesores y padres denuncian un gran estrés térmico en las aulas

 



La sexta ola de la Covid-19 ha mermado la asistencia de los escolares a sus clases y así también, tras las vacaciones navideñas, han sido muchos los escolares que se han resfriado en las aulas.

Tanto profesores como alumnos evidencian que algunas aulas, sobre todo por su orientación al norte y no contar con el aislamiento superior necesario, se han convertido en auténticos congeladores.

La obligatoriedad que marca el protocolo Covid-19 de tener las ventanas abiertas, para asegurar la ventilación cruzada necesaria para impedir los contagios, ha provocado que en diversos centros se opte por no conectar la calefacción, factor que alimenta aún más la caída de las temperaturas en las aulas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario