lunes, 6 de noviembre de 2017

La mentira de los tres meses de vacaciones de los profesores y lo que de verdad oculta

Es uno de los lugares comunes más repetido sobre los docentes, que son considerados unos privilegiados. Pero este desprecio oculta otro importante problema social.


Si quieres tocarle las narices a un profesor, no hay nada mejor que sacar a colación sus “tres meses de vacaciones”. No hace falta ni siquiera añadir el clásico “¡qué bien vivís!” o la coletilla “y luego os quejáis”. Con eso suele ser más que suficiente para echar sal a una herida mucho más profunda, la del progresivo desprestigio de los profesores que tiene en esta apelación a su supuesta vaguería una de sus expresiones más extendidas. Tanto, que Esperanza Aguirre, en su día, ya recordó a los profesores ante sus reivindicaciones salariales que “la mayoría de madrileños trabajan más de 20 horas”, dando a entender que la jornada semanal de los docentes era de 16.
Parece una tendencia global. En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner también se refirió a “las jornadas laborales de cuatro horas y tres meses de vacaciones”. El vídeo bien puede ser utilizado como tortura para los docentes aplicado como el Tratamiento Ludovico de 'La naranja mecánica'. Como cualquiera de ellos explicaría, se trata del error de confundir la jornada lectiva en la que dan clase a los alumnos con la jornada laboral completa (que es de 37,5 horas). De igual manera que nadie diría que un abogado solo trabaja las horas que pasa en un tribunal, los profesores dedican el resto de su jornada a otras actividades, desde recibir a padres hasta corregir exámenes, pasando por claustros o guardias.Esa es otra: la del trabajo invisible de los profesores, que los que hemos convivido con ellos hemos podido ver con nuestros propios ojos en forma, por ejemplo, de montañas de exámenes corregidos en largos maratones dominicales o de largas reuniones de evaluación que acaban por la noche. Pongámonos en el absurdo de equiparar el calendario de los profesores con el de otras profesiones: ¿alguien cree que es, ya no factible, sino medianamente razonable que un docente dé ocho horas de clase al día durante 11 meses al año, incluido julio, sobre todo teniendo presente lo que ocurrió el pasado junio durante la ola de calor? ¿Con qué dinero se pagaría?
CURSOS 100% ONLINE IMPARTIDOS POR LA UNIVERSIDAD PÚBLICA DE MURCIA


ABIERTA MATRICULA TODOS LOS CURSOS 
http://www.chdformacion.es/matricula/
Más información:
www.chdformacion.es

Las vacaciones son para el verano

Pongámonos ahora en otro supuesto, en el cual, efectivamente, los profesores recogen los bártulos el 21 de junio a las tres de la tarde, el colegio echa el cierre hasta septiembre, y el cuerpo de docentes en su conjunto tiene más de dos meses para ver las nubes pasar. ¿Cuál es exactamente el problema, más allá de la envidia consustancial de la que los funcionarios también han sido víctimas? ¿No se trata, en todo caso, de una aspiración legítima siempre y cuando uno no sea un 'workaholic'? ¿Nos parece mal que un adulto (probablemente con hijos) pueda tener tiempo libre durante el verano o nos parece mal porque nosotros no lo tenemos y preferimos el “mal de muchos”?
En otras palabras: ¿no se trata de otro signo más de que nos hemos obligado a aceptar jornadas leoninas, una existencia hiperconectada al trabajo durante 24 horas al día los siete días a la semana, y que pretendemos que el resto haga lo mismo? El verano era tradicionalmente la época del año dedicada a los niños, la del retorno al pueblo (a los abuelos, a los tíos, a los primos, los amigos…) y al reencuentro con los padres que habían pasado el resto del año trabajando. Una época familiar por antonomasia que conformaba recuerdos imborrables y que ha terminado por convertirse en un quebradero de cabeza, especialmente en los hogares donde los dos miembros de la familia trabajan.
Al final, la guerra discursiva contra los profesores en realidad no es más que el síntoma de un problema más profundo, el de la conciliación laboral. O, en otras palabras, qué hacemos con los niños cuando no están en el colegio. Hace un par de semanas, padres furiosos protestaron por que la Escuela Primaria Danemill cerrase sus puertas los viernes al mediodía, básicamente, porque les obligaba a ir a recoger a sus hijos antes. A lo largo del año, los niños ven sus agendas llenas de clases extraescolares, deportes e idiomas con el objetivo, en parte, de tenerlos entretenidos hasta que los padres puedan volver al hogar después de haber hecho un buen puñado de horas extra (no remuneradas) para sus empresas.
El verdadero problema de los profesores o, mejor dicho, de los colegios es que sus horarios no encajan con la jornada laboral de los trabajadores, que se ven obligados a buscar alternativas durante los meses de verano. “A lo mejor debe ser la sociedad la que se adapte al calendario escolar, no la docencia la que se adapte a los padres”, me dice Luis. “Ahí está el centro de la cuestión para mí; deben ser los padres los que luchen por sus derechos, no hacer que el resto pierda los suyos”. Pero probablemente resulta más cómodo (y catártico) intentar que se extienda el modelo “colegio-como-guardería” a los meses de verano que dar la vuelta a un modelo de explotación laboral que parece global e irreversible y, lo que es peor, en muchos casos es interiorizado como forma imprescindible de sobrevivir o medrar en tu carrera profesional.

Pídele cuentas al rey

El profesor se convierte, así, en el chivo expiatorio de los problemas causados por las dificultades de conciliación laboral, de igual manera que el trabajador de un 'call center' tiene que tragarse las broncas de los clientes insatisfechos con el servicio. Si hay algo que está claro, es que, si eres el eslabón más débil, no puedes tener ningún aparente privilegio. “Quizá el problema aquí es que el empresario medio español emprendedor quiere que curres 15 horas y te olvides de que tienes una familia”, sugiere de nuevo Luis. Así, los colegios han terminado diversificándose como un lugar donde dejar a los niños mientras que las empresas se han lavado las manos respecto a las soluciones.
Hay parches más o menos útiles, claro, que pasan por promover y financiar medidas de conciliación que no hagan recaer en el sistema docente y sus profesionales unas tareas que en sí no les corresponden. Luis recuerda que en su barrio las bibliotecas organizan a través del Ayuntamiento campamentos diurnos, y que en los países nórdicos, “si tu hijo está malo, ese día no vas a trabajar y no pasa nada; si debe irse del colegio, sales de trabajar y no pasa nada; si tienes que ir a una reunión del colegio, la empresa te pone todas las ventajas para que acudas sin problemas”. Asociaciones de padres españoles han pedido la regulación del derecho para acudir a reuniones con el tutor de los hijos en horario laboral. "Si su reivindicación es que haya medidas sociales orientadas a que puedan estar tutelados durante la parte de sus vacaciones que no comparten con sus tutores legales, una vez más, estaré luchando con los padres", añade Elías.
Mientras tanto, asistimos a otra batalla en una guerra que cada día nos suena más: la de un sector profesional contra otro, la del trabajador contra el trabajador, que consideran que la única medida posible es la de igualar a todos por lo bajo. A día de hoy, parece mucho más plausible que los profesores terminen dando clase hasta el 31 de julio, para que los padres puedan seguir trabajado desde el amanecer hasta la noche sin tener que romperse la cabeza con qué hacer con ellos, que se obligue a las empresas a flexibilizar sus horarios e incentivar la conciliación (de verdad, no utilizándola como un arma para contratar solo a personas sin cargas familiares). La próxima vez que sienta envidia por los tres meses de vacaciones del profesor de su hijo, dedique de paso unos segundos a saber qué van hacer este verano sus superiores… y durante cuánto tiempo.

CURSOS 100% ONLINE IMPARTIDOS POR LA UNIVERSIDAD PÚBLICA DE CARTAGENA  ABIERTA PREINSCRIPCIÓN ( GRATUITA )  PARA RESERVA PLAZA- TODOS LOS CURSOS
www.cursoshomologadosdocentes.es

Pincha en el siguiente enlace para suscribirte al blog de opositores docentes(GRATUITO)
Fuente de la noticia: https://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/tribuna/2017-07-08/mentira-tres-meses-vacaciones-profesores_1410100/


33 comentarios:

  1. Amen
    En mi caso (aunque curro en EEUU), la mitad del verano me lo paso preparando el curso siguiente: actualizando las unidades didácticas, escribiendo los "lesson plans", preparando los materiales... Si no me pilla el toro durante el curso escolar y me tengo que pegar jornadas de 12 horas cada dos por tres.

    ResponderEliminar
  2. Yo flipo, osea que no tienen casi 3 meses de vacaciones, o si, a no que estan currando, como el resto, bueno como el resto no, que es el tiempo de los niños... Cortocircuito. Pienso igual, quiero para mi esa jornada maratoniana y llevarme el curro a casa... a las 3. Veeeeengaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudia la carrera y prepara oposiciones... Tan "sencillo" como eso :)

      Eliminar
    2. Ahí tienes Magisterio, abierto a todo el mundo. Luego prepara oposiciones y a educar y a enseñar a 25 niños en una clase de su padre y de su madre...

      Ah, que igual lo último no te gusta tanto.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Justificar que los niños deben tener el tiempo libre en verano (y me en encanta que los niños tengan tiempo libre para jugar, aburrirse y por supuesto par estar en familia) como consecuencia de que los profesores tengan todo ese tiempo "libre" es de traca. ¿Me están diciendo que el horario de una persona adulta, un profesional, va acorde a las necesidades de un niño? Claro dicen que ese tiempo se dedica a preparar temario, o no! Cada uno hará lo que quiera pero el tiempo libre lo tienen ahí y la justificación no es más que la necesidad de los niños de tener tiempo para jugar y estar con sus familias.
    Solo el hecho de que su calendario laboral coincida con el calendario escolar es de traca. Vamos que su ritmo de trabajo está supeditado a las posibilidades académicas de un niño! Entiendo que hay muchas tareas extraoficiales que se acaban haciendo fuera de ese horario oficial pero de ahí a tener un horario equiparado al de un niño. Si le añadimos que es un colectivo que está nutrido por mucho quejica dan un poco de mala leche. Y no me mal interpreten, me alegro que un colectivo disfrute del máximo tiempo posible que pueda conseguir pero no lloriqueen por favor porque hay otros colectivos que si que tiene razones legitimas para quejarse. El de profesor/maestro es un colectivo que disfruta de unas rentas históricas muy buenas, no veo motivos por el momento para que sean tan pupas tal y como está el patio.

    ResponderEliminar
  4. El desprestigio de los maestros entre otras causas es debido a que es la única profesión del mundo donde si fracasas le puedes echar la culpa a un niño y lo hacéis sin pudor. Y en este país hay muchísimo fracaso escolar pero no se ve ni asomo de autocrítica. Imponéis una disciplina absurda a los niños y luego sois incapaces de enseñarles a respetarse mutuamente, véanse los casos de bulling que encima tapáis miserablemente.

    La profesión de maestro está desprestigiada, si, y bien merecidamente en mi opinión. Menos llorar y mas poneros las pilas que trabajáis con el futuro de la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, pero aquí el único que impone en el aula es el gobierno con sus planes y leyes de educación. Por otro lado no cargues únicamente al colegio una responsabilidad que empieza en casa (los niños, chavales y adolescentes deben venir con los valores ya de casa) pasa por el colegio y acaba en la calle, la del respeto y la convivencia, porque en el aula lo que se intenta es aprender, todos esos contenidos y competencias que han decidido unos pocos que son lo adecuado para tener unos futuros ciudadanos sumisos y que estos que deciden sobre la educación de todos y en definitiva sobre el futuro, prácticamente no han pisado un aula en su vida. Si crees que a parte de tener que dar ese volumen ingente de información que satura, desmotiva y deprime a los chavales tenemos también que hacer el trabajo que en casa no podéis o a veces directamente se delega al colegio, el educar a los niños como personas civilizadas, me parece que no hay mucho futuro en la sociedad española.
      Tambien cabe comentar que tampoco he visto yo ninguna auto crítica por parte de los padres, de hecho lo que si que suelo escuchar es: "¿mi hijo? Nunca!! ¿que estas insinuado? "Mi hijo es imposibole que haya hecho esto o dicho lo otro..." Luego ves padres y madres como se comportan con sus hijos y lo entiendes todo.
      Y te equivocas que les echemos la culpa a los niños, se la solemos echar a su entorno más cercano, a los padres y su situación. Los niños no tienen absolutamente ninguna culpa de nada de su educación. Los niños hacen lo que ven, en casa, en la tele, en la calle y en el colegio por supuesto.
      La opinión de muchos sobre que la profesión de los maestros y profesores está desprestigiada, no es problema de los docentes sino de gente como tu que toma como referencia casos aislados. Es como afirmar que todas fuerzas y cuerpos de seguridad del estado son unos violentos porque a 3 o 4 energúmenos se regocijan dando palos a la gente en las manifestaciones.
      El fracaso escolar de este país, es problema de todos, no solo de los docentes. Ya lo dijo bien clarito Emilio Calatayud (juez de menores en Granada) "La educación es cosa de toda la sociedad" y si no se implica enteramente lo tenemos muy crudo.

      Eliminar
    2. Es tan frívola y falta de sentimientos esa afirmación que haces. No te diré que sea la tónica general porque lo desconozco, pero en mi caso BUSCO SOLUCIONES a todo el proceso de enseñanza-aprendizaje: alumno-profesor-contenidos de la mano.

      Deberías mirar más el fracaso escolar en el seno familiar, donde si ven que sus padres ganan pasta de obreretes o Dios sabe qué, deciden no estudiar para en cuanto puedan ganar dinero. Claro, luego a presentarse a sacar los títulos de ESO que necesitan para cualquier otra cosa. Patético.

      Es esta sociedad la que marca la tendencia. Y el Gobierno el que regula para ellos, no para las necesidades reales. Toma nota de eso.

      Eliminar
  5. Lo siento pero no has conseguido tu objetivo. La primera parte te la compro, pero en la segunda en la que intentas explicar porque los profesores no tienen tres meses de vacaciones te has puesto a dar vueltas.
    Que el trabajo de los profesores va más allá de las horas lectivas es innegable, como lo es que tienen muchísimas vacaciones. En mi familia hay no menos de 6 profesores y sé la poca cantidad de tiempo que dedican en esas vacaciones a preparar las clases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, que nos quiten entonces un mes como queréis muchos, y que me den a elegir mis vacaciones, mis días si me sobran a lo largo del año y demás, como tienen por derecho el resto de funcionarios. A ver qué cara se les queda a los padres en Septiembre cuando haya que entrar a los niños (como ovejitas) y no haya profesorado ¬¬

      Aparte estamos hablando de una profesión tremendamente erosiva a nivel psicológico. Tratamos con personas, y lo que es más importantes, con las familias de cada una de esas personas.

      Eliminar
    2. ¿Estas argumentando que necesitas tantas vacaciones porque te desgasta tratar con personas? Ponte de camarero, a ver que tal física y mentalmente acabas después de tratar con la "clientela", trabajar 40 horas semanales y soportar a tu jefe.

      Sobre elegir tus vacaciones... Vale tu eliges 15 días y otros 15 días tu jefe (el departamento de educación), eso si, en vez de 3 meses vas a tener 1 mes como todo trabajador. Y vas a estar las 7,5 horas en el centro corrigiendo exámenes y atendiendo niños/padres después de las horas lectivas. Y si deciden que tienes que trabajar los sábados, pues también.

      Eliminar
    3. Si no has dado nunca clases es normal que no entiendas lo agotador que resulta. De verdad. Por mucho que intento explicarlo no hay forma, hay que vivirlo. Sin querer menospreciar a ninguna otra profesión, por supuesto. Siempre digo que, como en todos lados, hay buenos y malos profesionales. Pues mira, yo me considero de las buenas, joder. Me preocupan mis estudiantes, me paso la vida dándole vueltas a cómo hacer las clases más interesantes, el contenido más accesible, a que todos puedan alcanzar sus objetivos y sentirse bien, a hacer que se respeten, ayuden, cooperen, colaboren, etc. Estoy en "modo profesora" 24/7. Agota. Sí. Por tanto para mí eso que llamáis vacaciones son una terapia. Una terapia que encima dedico, como decía otro compañero, a revisar, corregir, ampliar, mejorar, actualizar el material, a hacer cursos para profesorado, a leer sobre enseñanza, problemas de aula, su detección, resolución, cómo actuar. Son tantas cosas que no acabaría nunca. Y a todo esto le añades un nivel de autoexigencia extremo porque soy plenamente consciente de que estos chicos SON NUESTRO FUTURO. Lo malo es que la mayoría de las veces parece que los demás se olvidan de que también tienen un papel que cumplir en todo esto.

      Eliminar
  6. Excelente reflexión a la cual agregaría una más: pongamos el caso que dice el Ministerio que en julio tenemos que quedarnos en el Colegio. ¿Acaso no tendría el mismo derecho que el resto de los funcionarios para elegir el mes o el momento adecuado para mis vacaciones, bien continuadas o parciales como hacen? ¿No podría elegir entre junio-julio-agosto-septiembre para ello y guardar días si me apetece. Y si parte de un claustro decide irse de vacaciones en periodos de Junio, o Septiembre, ¿cómo se abriría ese centro?

    ResponderEliminar
  7. Soy profesor y tenemos 3 meses de verano.
    Soy profesor y me descuentan un mes de vacaciones de mi paga (somos del grupo A de funcionarios, pero ganamos bastante menos todos los meses).
    Soy profesor y trabajo todos los días en casa (corrije 35 ejercicios por clase, corrije 35 exámenes, prepara ejercicios, adapta ejercicios .... ésto es culpa mía, no debería hacer nada y más con un bebé, soy tonto al perderme ratos con mi peque por querer ayudar a los alumnos y prepararlos bien).
    Soy profesor y conozco pueblos todos los años (un pueblo cercano cerca de mi familia, otro pueblo a 200 kms, ...)

    En fin, cada uno se queja de lo que quiere. Para mí todos los trabajos tienen blancos y negros, como el de profesor.
    Para vida familiar es difícil, nos salva esos 3 meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿3 meses de verano? ¿Dónde que me voy? ¡Yo tengo uno! Agosto. Y julio lo tenemos pero para la Administración, si no, ¿de dónde salen los tribunales de las oposiciones, del aire? E incluso a veces julio nos metemos días para acabar el papeleo administrativo y burrocrático.

      Por favor, no digas sandeces, joseljg

      Eliminar
    2. Tienes razón, realmente solamente tenemos el mes de agosto, navidades y semana santa. El mes de Julio a disposición del centro (aunque sí que nos quitan parte de la paga del grupo A).

      A ver, era una crítica, los políticos y la televisión han hecho la mentira verdad, no vas a convencer a nadie que no tenemos tres meses de verano (podían decir vacaciones por lo menos jejeje).
      Yo personalmente, pienso que si realmente tuviéramos esos tres meses no habría ni que disculparse, ni pedir perdón, ni justificarse.

      La gente tiende a igualarse a la baja, ¿Por qué? Yo desearía la conciliación familiar de todos, con más o menos vacaciones es lo de menos.
      De todas formas gracias por el estirón de orejas, tengo que expresar mejor mi vena sarcástica jejeje

      Eliminar
    3. Quería decir tirón de orejas ;)

      Eliminar
  8. No estoy de acuerdo con el argumento del articulo de "todo el mundo deberia tener 3 meses de vacaciones" Poca productividad

    La regla debería ser: cobras por los horas q trabajas.

    Los profesores no trabajan 8 horas al dia. Tengo amigos profes, q durante todo el curso trabajan algunos dias solamente 3 horas. Su sueldo es equiparable a trabajar 8 horas al dia. En verano cobran todo el sueldo sin trabajar apenas.

    Lo q es frustrante es cuando ves q su metodo de enseñanza no evoluciona y año tras año dan las clases exactamente igual q el anterior y hace 50 años. Por que no usan el tiempo no lectivo para innovar y modernizar sus metodos de enseñanza.

    Quiero mandar a mis hijos a una escuela moderna, con metodos alternativos modernos y casi no existen estas escuelas. Solo hay escuelas tradicionales q se han quedado anticuadas pq sus trabajadores no evolucionan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, este es el tipo de padres que queremos... Modernos, para que luego a los 16 tengan la mala hostia subida y os echen de casa.

      Ánimo, igual triunfas con tu "modernidad". (Sabrás tú lo que hemos avanzado y lo que no).

      Eliminar
    2. 3 horas al día? Pienso que antes de hablar debería estar mas informado Gonzalo sobre lo que significa horas laborales ( que incluyen las horas lectivas, vamos dar clase y además guardias, claustros tutorias etc) y las horas invisibles. Le aseguro que antes de ser profesora pensaba lo mismo...y ahora pienso hay que ver, una persona trabaja 8 horas, va a su casa y desconecta. Nosotros no, siempre hay trabajo que hacer, y las 3 horas que está diciendo se convierten en 10 o noches sin dormir porque no damos avasto...por favor me hacen gracia todas las afirmaciones que veo en esta pagina, pues claro que nos merecemos los "dos" meses de vacaciones( no 3), que al final son 1!! Se nos debería de valorar mas, no estar siempre atacando por el lado de la jornada laboran, que nisiquiera es verdad lo que están diciendo, también por el otro lado lo comprendo, desde fuera se ve así. La sociedad deberia de hacerse un poco mas de autocrítica y darse cuenta que sin nuestra labor no existiría futuro.

      Eliminar
  9. Yo explico mi situacion, con un hijo de 11 años y otra de 9.

    En el primer comentario alguien dice que se pasa el verano preparando el temario para el siguiente curso. Eso lo hará los 2 primeros años que trabaja, porque no creo que en clase de matemáticas, o el 95% de las materias, el temario varíe.

    No es envidia del profesor que tiene 3 meses o más de vacaciones entre Navidades (2 semanas), Semana Santa (2 semanas), verano y a demás de todas las festividades nacionales, autonómicas y locales. Durante ese tiempo la inmensa mayoría no pega golpe. Mi problema es que si un niño necesita refuerzo, podría ir al colegio el mes de Julio 3 horas al dia para reforzar, o en vez de pagar a un profesor para que aprenda más inglés (porque da risa lo que enseñan) algún profesor del colegio lo impartiera en el colegio gratis.

    Sobre las turorias, tienes que avisarles con mucha antelacion, porque quieren planear para irse pronto. Digo yo que si tu jornada de trabajo es hasta las 3, pues te quedas hasta las 3. Y si me presento sin avisar ahi estará el profesor para atenderme. Te imaginas ir a una tienda y que el dependiente te diga, no me has avisado que ibas a venir, cierro y me voy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añadir que la jornada intensiva es para los profesores y los padres que les viene mal ir 2 veces al colegio. A ver como se consigue que un niño de 3-6 años ( y a veces mayores) rindan como deben en una jornada intensiva de 5 horas y que coman a las 14h si comen en el primer turno o a las 15h en el segundo turno.

      Eliminar
    2. Comento desde mi experiencia con respecto a las tutorías: en secundaria tenemos una hora establecida para tutoria en l que yo tengo que estar si o si, dando igual si no hay citas con padres. Por qué nos hace falta que la cita se fije con antelación y que no sea algo de imprevisto? Por la sencilla razón de que debemos recojer información de todos los demás profesores para hacer una buena labor e informar a los padres hasta el ultimo detalle sobre sus hijos. En primaria sinceramente no sé muy bien como funciona todo. Se podría plantear también lo que está diciendo, que el mes de julio se dedique al refuerzo, pero suponiendo que del 1 de agosto al 1 de septiembre los profesores no toquemos ni un sólo libro y estemos de vacaciones como dios manda, igual que lo están los demás trabajadores, cosa que los que estamos dentro( o personas cercanas que lo ven en el día a dia) saben que es imposible por toda la burocracia que hay en educación.

      Eliminar
  10. Si alguien quiere conocer el trabajo de un profesor, no tengo inconveniente en invitarlo a mi clase. Aviso: colegio del extrarradio, zona altamente conflictiva, alumnos de 12 a 18 años, 25 chavales por clase ¿Alguien se apunta?

    ResponderEliminar
  11. Además, hasta donde sé, no cobran 12 meses si no 11. El mes de julio no lo cobran. Hacen un prorrateo para cobrar una nómina en julio.

    ResponderEliminar
  12. Soy profesora (vocacional) desde hace veinte años y en ese tiempo he escuchado muchos comentarios sobre mi profesión, mis vacaciones, mis horas de trabajo e incluso mi sueldo.
    Yo no me atrevo a decir a los demás que trabajan más o menos que yo ni si se ganan el sueldo merecidamente.
    Ante todo, respeto profundamente el esfuerzo que cada trabajo supone (y que desconozco porque solo tengo mi propia perspectiva laboral)
    Entonces, ¿por qué la sociedad cuestiona a los docentes y no a los médicos, los economistas o los mecánicos? ¿existe esta costumbre en otros países o allí el maestro/profesor es una persona respetada por la sociedad?

    Creo que, si la educación no fuera la moneda de cambio de los políticos y de verdad se dedicasen con ahínco a mejorarla, la visión que la sociedad tiene de nuestra labor cambiaría radicalmente (miremos a Finlandia, Noruega...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es consuelo, pero yo trabajo en Letonia y aquí es igual que en España :(

      Eliminar
    2. Siento que se os juzgue por vuestro trabajo/vacaciones/sueldo, pero eso va con el puesto de funcionario. Expresamos una opinion.
      Yo respeto a los profesores (a los que se lo merecen, porque hay tambien mucho impresentable), jamás he hecho un comentario sobre algo de esto delante de mis hijos.

      Por otro lado hace 3 años los profesores del colegio de mis hijos se sentían super indignados por la bajada de sueldo, cosa que ha afectado a toda la población y fue algo legal (al menos no he odio de ningún juicio al respecto). Esa bajada de sueldo le ha afectado a casi toda la sociedad (no hablemos de políticos que eso son cosa a parte).

      Para exigir el apoyo de los padres, a los profesores no se les ocurrió cosa mejor que hacer lo que yo llamé una huelga encubierta, se negaron a hacer ninguna actividad fuera del colegio en todo el año. Y como la media es legal pues me tuve que callar. Eso si, el resultado fue radicalmente al esperado por los profesores, consiguieron la antipatía de la mayoría de padres.

      Eliminar
  13. Soy Maestra. He sido también cargo directivo. Antes de serlo, trabajé en un asadero de pollos, en un supermercado, en un video club...Tengo que decir que, como docente, es donde más horas semanales he trabajado de media en mi vida. Es cierto y veo de sentido común el que usemos el mes de Julio para trabajo no lectivo o formación. De hecho, dos veces he estado en tribunal de oposiciones. Por otro lado, a pesar de esa falta de reconocimiento por parte de la sociedad, adoro estar con “mis chicos”, eso compensa y me da energía para seguir poniendo el corazón en ello. Espero que cada cual pueda hacer lo mismo y pidamos por mejorar las condiciones laborales de todos, mirando los unos por los otros, en vez de tirarnos los trastos a la cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que en tu historial laboral hayas tenido tan buena suerte, pero estadísticamente un funcionario trabaja menos horas que la media nacional y con mucha distancia. Y nada de explotación de su jefe por horas extras, ni trabajar un día que no toca, ni pago de nómina con retraso.

      Ojalá todo el mundo pudiera defender sus derechos como un funcionario. Que pensa que no haya inspectores de trabajo que hicieran un seguimiento de las horas que trabaja un camarero.

      Eliminar
  14. Está muy bien la perorata, pero me rio yo de la ola de calor bajo techo cuando hay gente asfaltando, manteniendo jardines o montando toldos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo que dices, también he estado en la cancha al sol, con más de cuarenta grados, calima etc. ya que soy de Educación Física en Lanzarote. Cada trabajo tiene sus cosas. Hasta que no se vive no se conoce realmente.

      Eliminar